Preguntas Frecuentes

¿Qué es el acero inoxidable?
El acero inoxidable es una aleación de hierro (Fe), carbono (C), níquel (Ni) y Cromo (Cr). Al presentar una superficie lisa y poco porosa es extremadamente higiénico por lo que es ampliamente empleado en restaurantes, cocinas industriales, hospitales y laboratorios. Se muestra neutro frente a los alimentos (no varía las características de estos), no se descascarilla, no se oscurece con el tiempo, tiene una buena presencia estética y permite su utilización en temperaturas extremas. Todas estas características hacen de él una aleación muy utilizada.

¿Puede oxidarse el acero inoxidable?
En los aceros inoxidables con un contenido de Cr (cromo) mayor al 10,5% no se puede excluir del todo la oxidación. Hasta los aceros austeníticos con contenidos de Cr mayores al 20% y de Ni (niquel) mayores al 8% pueden en ocasiones, debido a mal uso o por deficiencias constructivas, oxidarse. La creación del óxido en aceros inoxidables puede tener fundamentalmente 2 razones: la capa pasivadora no ha podido crearse o, la capa pasivadora ha sido destruida La no creación de la capa pasivadora sólo puede evitarse empleando un alto grado de limpieza en el trabajo y manejo del acero. Las superficies manipuladas deben de ser, por lo tanto, meticulosamente limpiadas de todo tipo de residuos.

¿Hago mi baranda con acabado mate o pulido?
Además de la elección estética personal, debemos tener en cuenta que el proceso de pulido mejora la superficie del material eliminando los ”picos y valles” de una superficie irregular y dejando una superficie más lisa, aumentando la reflectividad. El grado de uniformidad y reflectividad producida por este proceso, dependerá de la rugosidad del material inicial y hay que decir que puede no producir la reflectividad de espejo lograda por procesos industriales. Mediante el pulido se eliminan las inclusiones no metálicas. Las superficies más lisas, además de aumentar la resistencia a la corrosión, son menos susceptibles a alojar contaminantes y su limpieza y mantenimiento es más fácil.

¿Cómo limpio el acero inoxidable de mi vivienda?
El agua de la lluvia es beneficiosa para la limpieza de los aceros inoxidables exteriores o en dirección vertical ya que facilita la caída del agua. Hay que evitar los intersticios, siempre que sea posible, ya que se pueden acumular los contaminantes aéreos. Para mantener la bella apariencia del acero inoxidable, es suficiente una limpieza rutinaria con agua y jabón seguido de aclarado con agua y secado. La frecuencia de los lavados dependerá del lugar y de las condiciones de la exposición, además de las exigencias estéticas de cada edificio. Para limpiar el acero inoxidable no se deben emplear nunca los abrasivos de acero al carbono, como la lana de alambre, o materiales que contengan cloruros. Si hubiera que limpiar con abrasivos, se pueden usar limpiadores líquidos adecuados. Por otra parte, se debería consultar antes de usar limpiadores químicos.

¿Me pueden orientar sobre el diseño de mi barandilla?
Estéticamente depende de usted, le podemos mostrar distintas opciones en nuestra exposición, pero técnicamente le indicamos unas reglas básicas a tener en cuenta para obtener la máxima satisfacción con el paso del tiempo.

¿Cómo se trabaja el acero inoxidable?
El acero inoxidable se utiliza con facilidad en los procesos normales, como el perfilado, prensado, guillotinado, taladrado, troquelado y soldado. Una característica de los tipos austeníticos es su endurecimiento por deformación, por eso requiere cerca del 50% más energía si se compara con un acero al carbono de espesor similar.